jueves, 6 de marzo de 2008

LA ENVIDIA

La envidia, dice Don Miguel de Unamuno, es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.
Pero los masones, desde Aprendices, aprendemos a controlar las pasiones y los vicios.

Sin embargo, muchos piensan que los únicos vicios condenables son fumar o tomarse una, o dos, o tres copas; y se olvidan que los verdaderos vicios, los verdaderamente terribles, son los vicios del alma, los del espíritu.

Como la envidia... por ejemplo...